lunes, agosto 23, 2010

FIN

Todo lo que comienza termina, todo muere y este blog no es la excepción. El impulso creativo-destructivo-resentido que le dio vida se agotó. Me he habituado, más o menos, a los fantasmas; se va aprendiendo a pasar por alto el dolor: esa confluencia de la vida y la muerte.

No hay comentarios.: